asesinos de la motivación laboral

Conoce los 10 asesinos de la motivación laboral

La falta de motivación es un problema muy común en las empresas y afecta de manera negativa la productividad. Cuando la productividad se ve afectada, la empresa puede perder cuotas de mercado y también el clima laboral sufre porque la gente anda estresada.

La falta de motivación laboral no se da por sí sola, debe tener unas causas, es decir, que la ausencia de motivación es el resultado de algo que anda mal en las organizaciones. Estas causas las conocemos como asesinos de la motivación laboral. Debemos encontrar cuáles son y erradicarlos tan rápido como sea posible para garantizar la felicidad de nuestros colaboradores.

Un equipo feliz es un equipo productivo

Aquí te comparto los 10 asesinos de la motivación laboral que suelen rondar en las empresas para que los identifiques y los erradiques de una vez por todas.

Te puede interesar leer: Cómo motivar a tu equipo de trabajo

Recompensas inadecuadas

No pagarle a tus empleados lo que realmente valen. No tener un sistema de recompensas adecuado para evitar la rotación de personal y generar compromiso con la empresa. 

Según un estudio realizado por weekdone el 26% de los trabajadores dejarían su empleo por solo el 5% de aumento salarial.

Miedo al fracaso

Tener una cultura cerrada, de mente estrecha, en la que no se admiten los errores ni los tropiezos y no se brinde la opción de aprender de ellos. Lo mejor que puedes hacer es no castigar a tus empleados ni hacerlos quedar en ridículo. En lugar de eso pídeles que sean honestos y que hablen contigo cuando fallen; mejor aún, pídeles que formulen estrategias para que dichos errores no se vuelvan a repetir.

Falta de objetivos claros

No tener metas definidas se traduce en no tener un norte claro en tu empresa y esto lo notan tus empleados que sienten que pierden el tiempo cuando no tiene objetivos para cumplir. Tener objetivos claros favorece la concentración y el desempeño. Lo mejor que puedes hacer es crear un sistema de objetivos al cual tus empleados se apeguen para que sean más productivos.

Jefes controladores

Me refiero a esos jefes que quieren controlarlo todo, hasta las idas al baño. Quieren tomar todas las decisiones por más insignificantes que sean para no perder el control. Son realmente un dolor de cabeza y aburren a cualquiera. Además infringen un pilar fundamental de la motivación: gozar de autonomía. Lo mejor que puedes hacer es contratar gente en la que puedas confiar y, por supuesto, aprender a delegar.

Espacio de trabajo deprimente

Oficinas oscuras con poca luz solar y la ausencia de lugares para interactuar. Espacios de trabajo calurosos en exceso. La solución es buscar un lugar de trabajo que sea amplio, luminoso, fresco y agradable. Un sitio que tranquilice en lugar de estresar.

Hacer que tu equipo pierda el tiempo

No hagas que tu equipo pierda el tiempo de manera deliberada. Aunque muchos empleados están dispuestos a trabajar horas extras por el bien de la empresa, cuando sienten que su trabajo no es valorado se desmotivan. Mejor sé organizado, planea muy bien las tareas diarias y evita retardar a tu equipo con oficios que se pueden dejar para después.

Falta de crecimiento

No permitir que tus trabajadores tengan la posibilidad de crecer personal y profesionalmente. Puedes realizar talleres de capacitación o manejo de las emociones para contrarrestar este asesino de la motivación.

Ambiente negativo

El ambiente negativo se genera porque hay personas poco motivadas que esparcen la negatividad con sus compañeros y se genera un clima laboral tóxico. Asegúrate de contratar gente con buena actitud y aptitud y de garantizar un ambiente de trabajo saludable.

Colaboración ineficiente

Impedir que los miembros de la empresa participen y aporten ideas para el beneficio de la empresa. También esto debe a promover demasiado la individualidad en detrimento del trabajo en equipo. Mejor promueve el trabajo en equipo y la libre expresión de las ideas, es decir, que la comunicación fluya.

Juntas sin sentido

El exceso de juntas o reuniones desorganizadas que no tienen una agenda preestablecida con los temas para tratar causan frustración y se pierden muchas horas valiosas durante el año por falta de organización. La proxima vez asegúrate de convocar reuniones sólo cuando sea necesario y de llevar los temas que se van a tratar de manera ordenada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.