Consejos para ser un mejor lider

Consejos para ser un mejor líder

En muchas ocasiones las personas se preguntan si pueden ser un buen líder o no. Y comienzan una búsqueda insaciable de los diferentes tipos de liderazgo.

Yendo de un lado hacia otro, encontrando al democrático, al autocrático y algunos otros importantes. Sin embargo, no importa el estilo de liderazgo, si no que tanto podemos impactar con este.

¿Cuáles son los consejos para ser un mejor líder?

Es por esto que te doy 6 consejos para que seas un mejor líder. Y que sin importar tu estilo o forma de ser, puedas aplicarlos y cumplir los objetivos de la organización.

  • Controla tu vida

Lo primero que debes hacer es controlar tu vida. Esto quiere decir que debes ponerle orden a cada ámbito. Tanto el entorno familiar como el sentimental afectan nuestras decisiones en el transcurso del día.

Un problema con nuestros hijos y con nuestra pareja puede hacer que no tengamos cabeza para nada más. Dejando de lado las responsabilidades, o afrontándolas de una manera que no es adecuada.

Así que, procura distanciar tus negocios de los demás círculos sociales en los que te encuentres. De esta forma entenderás que sin importar lo que pase en casa, tus negocios deben continuar.

Así mismo evita los problemas y malos entendidos con las demás personas. Para que puedas enfocarte en lo realmente importante para tu vida.

  • Analiza tu equipo

Un buen líder no puede llegar a serlo si no tiene un equipo detrás. Pero, para esto debes analizar cada integrante del mismo y entender sus necesidades.

Así mismo, hay que seleccionar correctamente las personas. Por lo que se debe iniciar por analizar los perfiles de cargo o las tareas requeridas. Con el fin de que la persona seleccionada sea con base en lo que realmente necesita la organización.

Posterior a esto, involúcrate personalmente con cada una de las personas. Logrando así, que estas confíen en ti y comprendas que es lo que las motiva cada día y de esta manera atacar la necesidad.

Entiende que los colaboradores necesitan sentirse cómodos en lo que hacen. Y si logras esto, vas a obtener mejores resultados y rendimientos individuales.

  • Buena comunicación

La comunicación es uno de los factores claves para el liderazgo. Si quieres ser un mejor líder, debes comunicarte de la manera correcta con los demás.

Recuerda que una de las tareas del liderazgo es delegar funcionar y apoyar al equipo. Por lo que si la comunicación no es buena, entonces las ordenes no se entenderán y las tareas quedaran mal hechas.

Para esto, enfócate en el paso anterior de analizar a tu equipo. Y observa de esta forma cuales son los canales de comunicación más efectivos.

Las tendencias actuales y la era digital te brindan muchas herramientas para hacer video llamadas y reuniones con los colaboradores. O si de pronto te fijas que en tu equipo hay personas alejadas de la tecnología. Se debe buscar otras opciones como una comunicación más personas y de cara a cara.

  • Apoya a los demás

Durante el ejercicio del liderazgo, nos encontraremos varios obstáculos con momentos buenos y malos. Y es importante que entiendas que a tu equipo le va a pasar lo mismo.

Por lo que tu apoyo será imprescindible para que estos se sientan acobijados sin perder su autoridad y confianza en si mismos. Pero entendiendo que su líder respalda la decisión que tomen. Sin embargo, puedes aconsejarlos cuando se requiera, y no permitir que estos se dejen guiar por sus emociones y sentimientos de momento.

Ante las adversidades y las alegrías, las personas reaccionan de diferente manera. Y debes estar ahí para que tus colaboradores no tomen malas decisiones.

  • Aprende a delegar

Para mejorar como líder hay que apoyarse en el equipo que seleccionaste. Si quieres llegar lejos, hay que trabajar en conjunto y es allí donde empiezas a delegar funciones.

En ocasiones se hace difícil delegar tareas, porque creemos que somos los únicos que podemos hacerla. O que quizás la persona que la va a realizar de pronto incumpla.

Es por eso, que si seguiste los pasos anteriores y llegaste a este. Ya conocerás a tu equipo y entenderás cuales son sus fortalezas y debilidades.

Entendiendo así de que manera distribuir las funciones y a quién correctamente. Confiando plenamente en ellos y apoyándolos durante el camino.

  • Motívalos

Llegó el paso final. Ya estas controlando tu vida, te enfocaste en la organización y tienes tu equipo al frente. Es la hora de motivarlos.

Pero espera, no es tan fácil como crees. Para motivar a tu equipo debes aprender a conocerlos muy bien. Porque en ocasiones se tiene el mito de que el dinero es el factor motivacional de todos.

Y puede que este sea el más común pero no el definitivo. Hay personas que más que el dinero les interesa sus condiciones laborales, como el tiempo, el horario y demás. Otras se fijan en su lugar de trabajo, buena iluminación, aire fresco y porque no, un buen escritorio con su silla.

Así que, enfócate en cada persona de manera individual y ofréceles las comodidades para que estos trabajen. La motivación es fundamental, esta va a permitir que la productividad individual y grupal aumente. Logrando que la consecución de objetivos sea rápida y eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.