decálogo de las finanzas personales

Finanzas personales: El decálogo para el bienestar financiero

El ser humano en su plenitud de condiciones e incluso si no es así, desde sus limitaciones,  buscará el bienestar en cada uno de los ámbitos de su vida para que a partir de allí pueda desenvolverse como quiere con quienes lo rodean. Pues bien, las finanzas personales juegan un papel muy importante en todo este proceso.

Una persona que tiene un adecuado manejo de sus finanzas personales, y en el mismo sentido, familiares, tiene la capacidad de cumplir con cada una de sus obligaciones. Y no solo a nivel financiero sino en un sentido más global y organizado las dimensiones espiritual, física, social, cognitiva, emocional, comunicativa y moral tendrán impacto positivo.

Pero ¿Por qué? ¿Qué son las finanzas personales?

Cuando hablamos de finanzas personales hacemos referencia a la forma en como los individuos y familias administran sus recursos a lo largo de su vida. Y esto no solo incluye elementos como los ingresos, gastos, activos y pasivos sino también a las herramientas que se utilizan para optimizar el uso de dichos recursos.

Es importante generar hábitos que te ayuden a sobrellevar el balance de tus finanzas y para ello tener elementos claros frente a este tema, los cuales enumeraré a continuación a manera de decálogo:

1. Estudia la disponibilidad de herramientas

Las herramientas más comunes para manejar de forma adecuada tus finanzas personales las puedes encontrar en las inversiones, los seguros y los productos bancarios. La elección de cualquiera de estas depende de tu capacidad financiera y gusto personal y familiar. Claramente que tus fuentes de ingreso también deben hacer parte de este listado.

Pero no solo hago referencia  ese tipo de herramientas, también debemos tener en cuenta complementos a éstas como las tablas de Excel, anotaciones en agenda, calculadoras y todos aquellos elementos que tienes al alcance de la mano para organizar de manera efectiva toda la información que se genera en este camino.

2. Planeación

Haz una evaluación de tu situación actual para que a partir de allí puedas armar tu estrategia. ¿Qué gastos e ingresos fijos tengo mensualmente? ¿Cuáles son variables? ¿Qué bienes poseo? ¿Qué deudas tengo? Luego de esto, plantéate hacia dónde quieres ir, ¿Qué quieres lograr con un manejo adecuado de tu dinero? Una vez resueltos todos estos interrogantes ya tienes una brújula que te guiará hacia dónde llegar.

En el planteamiento de tu estrategia debes tener en cuenta que debes realizar planes de contingencia, o planes ‘B’ que te ayuden a realizar ajustes en las desviaciones que se presenten

3. Traza objetivos de manera global

Está claro que la meta principal de las finanzas personales es sobrellevar nuestra vida financiera. Pero una vez sientas las bases de tu situación actual puedes empezar a plantearte objetivos en todos los ámbitos de tu ser, priorizando aquellos que consideremos más importantes.

De esta manera, podrás distribuir y realizar un presupuesto que se ajuste a tus reales necesidades. Y es aquí en donde debes echar mano a los complementos que te mencioné en el punto 1. Hojas de Excel, apuntes, entre otros.

4. Clarifica tus gastos

Detalla todos tus egresos en una lista y si quieres cárgala en tu billetera. Pero no para que vivas agobiado por ello, sino para echarle un vistazo cada cierto tiempo que te mantenga enfocado en el cumplimiento de tus objetivos.

5. Invierte

Si manejas un emprendimiento, es importante que inviertas en ello cuando las cosas van bien para mantener tu capital a salvo invirtiendo en ti mismo. Pero también prestar atención a otras opciones de inversión ajenas a tu negocio.

Debes tener en cuenta que en este paso se corren riesgos, y por lo tanto debes tener conocimientos en el área a invertir para hacerlo. Aquí se te pueden aparecer muchas opciones de alta rentabilidad pero de igual incertidumbre.

Es por eso que la opción más viable en varias ocasiones resulta siendo la inversión para el ahorro que te ofrecen productos como los depósitos a término fijo.

6. Ahorra

Es quizás la base de las finanzas personales. A partir de aquí el planteamiento de planes de contingencia se hace más viable. Para llevar a cabo este paso con éxito debes desarrollar hábitos para lograrlo.

Relacionado: Guía definitiva del Ahorro.

7. Cumple con tus obligaciones

Si quieres saber con qué dinero cuentas verdaderamente, paga tus deudas y ve labrando un camino crediticio bien sea con tus amigos o con tu entidad financiera de confianza que te abra la puerta a mejores oportunidades como mejores montos de crédito, beneficios en otro tipo de productos, entre otros favores.

8. Fórmate

Lee, escucha e investiga sobre las finanzas personales. Cada día salen mejores ofertas, más consejos, subsidios y conceptos innovadores que deberías tener en cuenta para añadir al manejo adecuado de tus recursos

9. Anticípate a los hechos

Si ves que en determinados casos no podrás cumplir tus objetivos a tiempo, anticípate a ello y reprograma fechas de vencimiento y actividades a realizar. En ese mismo sentido, si prevés que no alcanzarás a cumplir a tiempo con tus obligaciones financieras, dilo. Envía mensajes a las entidades bancarias o comunícate con las personas a las que les debes para tener claridad de ambas partes y establecer acuerdos que te eviten malas calificaciones o referencias.

10. Programa los momentos

No aceptes créditos a la ligera, Se prudente con tus ganancias. Cumple tu plan de ahorro. Paga tus obligaciones a tiempo y programa fechas de evaluación de tus momentos actuales que te permitan corregir los errores cometidos y plantearte alternativas con sus respectivos análisis, que hagan de tus finanzas personales un estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.