Los 21 Miedos del Emprendedor Amateur

Los 21 Miedos del Emprendedor Amateur

En este artículo hablaremos de algunos miedos que agobian al emprendedor y le impiden, muchas veces, alcanzar su máximo potencial.

El emprendimiento, generalmente, se asocia con valores muy sanos. Creo que es la mejor manera de concebirlo, porque para emprender hace falta contar con mucho empuje y ganas de salir adelante.

De hecho la mayoría de los emprendedores cuentan con ciertas características positivas que los impulsan a seguir sin importar la situación; no obstante, estas cualidades no los hacen inmunes a los miedos que podrían enfrentar en momentos de gran dificultad e incertidumbre.

Esas características positivas son el resultado del esfuerzo continuo por superarse a si mismos. No es magia, es disciplina y fuerza de voluntad.

Cuando un emprendedor alcanza el éxito no es por suerte como muchos piensan. Durante el proceso han tenido que superar grandes desafíos y pasar por muchas experiencias de aprendizaje que les han ayudado a forjar hábitos de éxito.

Algunas personas creen que para ser emprendedor hay contar con una serie de características inalcanzables que muy pocos se pueden permitir y la verdad es que no hay nada más alejado de la realidad.

En mi caso, cuando comencé a emprender lo hice por inconformismo, no quería pasar toda mi vida en un empleo de 7 a 7. No quería que mis ingresos tuvieran un techo y que eso techo me lo impusieran.

Empecé con lo que tenía, con miedos y todo pero empecé y eso es lo que importa. Recuerda que la verdadera medida de la inteligencia es la acción; se trata de lo que haces con lo que sabes. El objetivo no es saber mucho, sino aprender y aplicar inmediatamente.

Los miedos siempre van a estar ahí, puedes dejar que te dominen o dominarlos; puedes elegir ser víctima o elegir ser responsable. Nadie esta blindado contra el miedo, todos lo padecemos, incluso los emprendedores más ricos y poderosos.

La única diferencia es que ellos se han enfocado más en lo que quieren y no en lo que les impide alcanzar eso que quieren. Jamás esperes a no tener miedo, empieza con lo que tienes y ve consiguiendo herramientas en el camino.

No permitas que los miedos te impidan emprender y realizar ese sueño que tanto deseas de tener tu propio negocio o dedicarte a hacer algo que realmente te apasione.

Contenidos

Los 21 Miedos del Emprendedor

A continuación, te voy a compartir cuáles son esos miedos que agobian a la mayoría de los emprendedores y te voy dar algunos consejos para superarlos.

Miedo al fracaso

Este es uno de los miedos más comunes de los emprendedores y de la mayoría de las personas del planeta. Es un miedo paralizante y muchas veces se manifiesta de manera inconsciente. Si ese es el caso, es importante que le prestes atención para tomar cartas en el asunto.

Cuando se tiene miedo al fracaso y no somos conscientes, este es tremendamente limitante porque evita que asumamos riesgos y nos resguardamos tras miles de excusas. Las excusas comienzan a manifestarse cuando no queremos fracasar o cuando no queremos salir de nuestra zona de confort.

Es importante entender que el miedo no es malo. Todo lo contrario, el miedo es una emoción sana y muy necesaria para garantizar nuestra supervivencia como especie. El miedo tiene como objetivo protegernos de amenazas externas, de peligros reales.

Si uno se pone a pensar con detenimiento, se da cuenta que el miedo al fracaso es infundado y que uno puede llegar a ser más objetivo al respecto si se entiende que no se trata de un peligro real, sino que se está siendo presa del pánico.

Cómo superar el miedo al fracaso

Si el fracaso es una posibilidad real lo mejor es mitigar esa posibilidad, asegurándonos de realizar un buen plan de negocio. En este plan debes considerar múltiples escenarios e incluir un plan de contingencia para cada posible situación.

También es importante entender que el riesgo es inherente a cualquier emprendimiento o cualquier cosa que se quiera realizar en la vida. Hay que comprender que se puede llegar a fracasar y, que en un 99% de los casos, el fracaso es inevitable.

Aceptar esta posibilidad nos quita un gran peso de encima y nos permite enfocarnos en hacerlo lo mejor posible.

Otro enfoque que ayuda bastante es mirar el fracaso como una experiencia de aprendizaje y no como algo negativo o positivo. El fracaso no es malo ni bueno, solo es una forma de aprender constructiva y/o dolorosa. Todo depende que cómo quieras verlo.

Desde pequeños nos condicionan a tenerle miedo al fracaso y como consecuencia cuando crecemos nos aterra fracasar y se nos olvida que se trata de una oportunidad de aprender.

No digo que te pongas feliz cuando fracases, pero si me gustaría que entendieras que es algo normal y que hace parte de nuestro desarrollo personal y profesional. No importa lo que los demás piensen de ti, solo importa lo que tu pienses de ti.

Cuando el fracaso asome en el horizonte no permitas que el miedo te paralice, mejor enfócate en buscar soluciones y hazte las siguientes preguntas: ¿Qué puedo hacer para mitigar cualquier posibilidad de fracaso? ¿Si el fracaso toca mi puerta de qué manera voy a proceder?.

Las preguntas son poderosas y nos preparan para afrontar cualquier situación con determinación.

Miedo a lo desconocido

El temor o la aversión a lo desconocido es algo natural y, dentro de lo que cabe, es normal sentirlo cuando se experimentan cosas nuevas o se emprende un nuevo proyecto.

Muchas personas se privan a si mismas de la oportunidad de desarrollar ideas innovadoras que se les ocurren o perseguir sus sueños, porque no saben lo que pasará o lo que les espera del otro lado.

El resultado de esto es que la mayoría de las personas anteponen «seguridad y estabilidad» sobre el riesgo y la posibilidad de una mejor calidad de vida, con más felicidad, riqueza y plenitud interior.

A corto plazo parece ser una buena decisión, el problema es que más adelante este tipo de decisiones generan resignación, remordimiento, ansiedad, depresión, estrés, infelicidad y frustración; emociones tóxicas y dañinas para el ser humano.

También es importante entender que el miedo a lo desconocido genera «incertidumbre» y esta emoción fue predominante antes y durante la pandemia. La gente no sabia que iba a pasar o qué iban hacer para seguir generando ingresos.

La incertidumbre es una emoción muy poderosa y a los seres humanos nos cuesta mucho gestionarla, porque en esos momentos todo se tambalea y no se puede ver la luz al final del túnel, pero no te preocupes que a continuación te explicaré porqué es tan potente y qué hacer para superarla.

La razón por la cual la incertidumbre o el miedo a lo desconocido es tan potente, se debe a un componente biológico de nuestro cerebro. Sucede que en nuestro cerebro se activan 24 áreas (relacionadas con la ansiedad y el estrés) más ante una situación incierta o resultado desconocido que ante un resultado claramente negativo.

En términos prácticos es mucho más fácil formular un plan de contingencia frente a situaciones adversas conocidas que hacerlo frente algo completamente desconocido o incierto; ahí radica el problema. No sabemos qué hacer porque no sabemos qué va a pasar.

Es horrible esa sensación de estar flotando en el aire y no saber qué hacer.

Cómo superar el miedo a lo desconocido

Para empezar, hay que entender que lo desconocido es una constante. Nuestra vida puede cambiar en cualquier momento; el cambio y la muerte son lo único 100% seguro en esta vida. Las cosas van a cambiar y nos vamos a morir.

La mejor manera de proceder frente a estas situaciones es respirar profundo y mantener la calma. Cuando estamos estresados o ansiosos no pensamos con claridad.

Cuando uno mantiene la calma se puede concentrar y empezar a elaborar un plan, o al menos, esbozar una serie de ideas como alternativa para paliar las consecuencias o resolver el problema de raíz.

También puedes asesorarte de expertos o personas que hayan pasado por situaciones similares; ellos ya tuvieron que gestionar esas crisis y sus consejos nos vienen bien para estar tranquilos y saber cómo actuar o gestionar estas situaciones.

Enfócate en aprender cosas nueva cada vez; mejórate cada día y recuerda que uno de los activos más valiosos que tenemos los seres humanos es nuestra capacidad de aprender. No importa la situación, cualquier actitud, habilidad o técnica se puede aprender.

Miedo a no ser lo suficientemente bueno o cumplir con las expectativas

La vida está llena de puntos de inflexión y las dudas pueden aparecer y generar estragos minando nuestra autoestima y concepto propio. No permitas que tus propias expectativas te jueguen en contra y enfócate en mejorar, hacerlo mejor cada día.

La duda es el peor enemigo de la autoconfianza y puede mermar nuestro rendimiento diario si le abrimos la puerta y la dejamos entrar.

Este miedo puede ser infundado, auto infundado o ambos; uno resultado del otro. Si constantemente te repiten que no eres bueno y pones foco en eso, no harás nada, porque todo tu enfoque está ahí.

No se trata de cumplir las expectativas de los demás, se trata de cumplir las tuyas y si no lo logras tampoco te castigues por eso, VIVE sin resentimientos y la próxima vez hazlo mejor, SIMPLE.

Recuerda que cuando una persona dice que tal cosa no se puede hacer, o que tu no puedes hacer algo, está hablando de sus propias limitaciones y del concepto que ella tiene formado acerca de ti, NO DE TI COMO TAL NI DE TUS CAPACIDADES.

Cómo superar el miedo a no ser lo suficientemente bueno

Enfócate cada día en ser mejor no en ser perfecto, ni cumplir las expectativas de los demás; progreso no perfección.

Si te sirve de consuelo, ser perfecto no es posible; siempre hay un margen de mejora.

Haz lo mejor que puedas y no mires atrás.

Miedo a Empezar de nuevo – Lo que pasa después del fracaso

Cuando estamos en una racha de éxito solemos acomodarnos y dar todo por sentado. Empezamos a sacarle dinero al negocio, no reinvertimos y bajamos nuestro rendimiento porque nos creemos invencibles. Comenzamos a sufrir del síndrome de Superman y asumimos que nada puede con nosotros.

Creemos tener el toque de midas y que todo lo que tocamos se convierte en oro; es el coctel perfecto para el desastre.

Este no es el caso de todos los emprendedores, pero sí de la mayoría; las cosas empiezan a funcionar bien y se acomodan. Esto es fatal para cualquier negocio o emprendedor.

Las rachas buenas, son muy buenas mientras duran pero pasan, todo pasa, nada dura para siempre; esto incluye las malas rachas también.

Cómo vencer el miedo a empezar de nuevo

Cometer errores hace parte del proceso natural de la vida y del aprendizaje. Llora 15 minutos, si quieres hacerlo, e inmediatamente después toma una hoja de papel y lápiz y empieza a responder las siguientes preguntas:

¿Qué aprendí de esta experiencia «fracaso»?

¿Qué puedo hacer mejor en mi próximo negocio o emprendimiento?

Estas preguntas las puedes aplicar a cualquier área de tu vida en la que hayas experimentado un traspiés. Relaciones, negocios o lo que se te ocurra.

Empezar de nuevo es la oportunidad de hacer las cosas mejor, con más experiencia y más sabiduría.

Miedo a fallarle a las personas que confían en ti

Este es un miedo muy extendido entre los emprendedores y, por lo menos para mi, es un buen signo porque significa que tienes escrúpulos. Es bueno hasta cierta medida, porque la empatía es una emoción muy poderosa y saludable para la sociedad en general.

Debes asegurarte de que ese miedo no se convierta en culpa, porque va a nublar tu juicio a la hora de hacer negocios y va a mermar tu desempeño.

Es bien importante entender que puedes fallar.

Como vencer el miedo a fallarle a las personas que confían en ti

Comunícate de manera transparente con ellos; si se trata de un negocio en el que hay dinero de por medio explica abiertamente los riesgos que esto implica, para que las personas sean conscientes y asuman la inversión con más responsabilidad y conciencia.

Por otro lado, siempre da tu mejor esfuerzo y asóciate con personas que sean fuertes en lo que tu eres débil. Por ejemplo, si tu eres muy bueno en diseño y promoción, debes asociarte con alguien que sea muy bueno en administración financiera. Solo por poner un ejemplo, todo depende de tus circunstancias y tus habilidades.

Miedo a delegar

Para nosotros los emprendedores, nuestros proyectos son como nuestros bebes. Tememos que nadie entienda lo que queremos lograr y cómo llevarlo a cabo.

Cuando un proyecto esta comenzando, delegar no es tan crucial, pero a medida que el proyecto crece, delegar se hace cada vez más necesario. Nos aferramos y no queremos soltar, ese es el problema.

Como resultado nos sobrecargamos de trabajo y perdemos el enfoque porque queremos hacerlo todo y olvidamos que nuestra tarea debe ser atender las obligaciones más importantes de la empresa -las que generan resultados- y delegar las tareas triviales.

Cómo superar el miedo a delegar

Contrata a personal capacitado, específicamente, para la labor que quieres que desempeñen. También es importante que tengan una alta dosis de creatividad y motivación.

El dinero es importante en una organización, pero no es un factor decisivo al momento de delegar y contratar. Busca personas que crean en lo que haces, en la visión y la misión de la empresa. A las seres humanos nos gusta sentirnos valorados y sentir que importamos, que estamos haciendo algo importante.

Miedo a perder el patrimonio personal

La posibilidad de perder el dinero que inviertes en un negocio es un miedo inherente, que paraliza a muchos emprendedores, pero debemos entender que no estamos exentos de esto.

Emprender e invertir con responsabilidad es absolutamente necesario para mitigar riesgos y obtener o maximizar los resultados.

Cuando hay mucho dinero en juego hay que proceder con cautela. No arriesgues dinero que no te puedes permitir perder, porque estarás condicionado para no perder y como consecuencia la probabilidad de fracasar se incrementa a no ser que estés determinado a triunfar cueste lo que cueste.

Cuando uno emprende con una carga emocional como esta, el pánico se apodera de uno y ante cualquier tropiezo mínimo nos bloqueamos. Estoy hablando de personas con aversión a la pérdida.

Este tipo de emprendedores no avanzan porque es como acelerar con el freno de mano puesto.

Cómo superar este miedo

No arriesgues dinero que no te puedes permitir perder. Sencillo verdad?

Valida tu idea de negocio con poco a cero presupuesto. Puedes hacerlo con una campaña de Meta ads o creando contenido en redes sociales sobre ese tema y validar si hay un público para ese producto o servicio.

Desarrolla un producto mínimo viable y comienza manteniendo un control muy estricto sobre los costos, gastos e ingresos.

Lee sobre el método lean startup y aplícalo a tu idea o negocio.

Miedo a salir de la zona de confort

La persona que quiera emprender debe saber que esto es una aventura y que conlleva riesgos.

El miedo a salir de la zona de confort es una experiencia común que afecta a muchas personas. La «zona de confort» se refiere a un estado mental en el que te sientes seguro, cómodo y sin riesgos significativos. Salir de esta zona implica enfrentarse a lo desconocido, lo cual puede generar ansiedad y miedo.

Cuando no sales de la zona de confort te estancas. Tu ya debes saber lo que pasa con el agua estancada, todo en ella muere. No sepultes tus sueños por comodidad.

Entiendo que poner en riesgo un trabajo estable o el bienestar de la familia es algo que no se debe tomar a la ligera, pero tampoco debe ser un impedimento para crecer y mejorar.

Cómo superar el miedo a salir de la zona de confort

No arriesgues dinero, empieza por hacer algo que nunca hayas hecho antes, para que te vayas familiarizando con esa sensación de inseguridad.

En lugar de tener miedo por tu trabajo o por tu familia, conviértelo en una motivación y una razón muy fuertes para avanzar, crecer y emprender.

No renuncies a tu pasión por miedo; el arrepentimiento tarde o temprano llegará y te carcomerá por dentro.

Miedo a no poder afrontar los pagos

Muchos emprendedores pasamos por esto y, a veces se convierte en una pesadilla. No poder pagar el arriendo, a los proveedores, bancos, empleados, etc. Nos preocupa mucho nuestra reputación y que a futuro nadie confíe en nosotros.

Esto refleja un problema de fondo y es falta de liquidez. La falta de liquidez tiene varias causas y hay que identificarlas para empezar a trabajar en la solución.

La mayoría de los emprendedores tienen un problema de ventas pero no siempre es así. A veces el problema no son los ingresos. Hay personas que ganan muy bien pero por alguna razón no logran cumplir con sus pagos.

Además de las ventas esto se debe a sobrecostos en la contratación y costos fijos muy altos.

Cómo vencer este miedo

Disminuir los costos fijos: arrienda o subcontrata barato.

Evitar plantillas de nómina costosas cuando estás empezando y siempre que puedas.

Siempre hay que enfocarse en reducir los gastos y aumentar los ingresos.

Miedo a no conseguir clientes

Cuando se emprende un negocio la liquidez es lo más importante. La liquidez se genera con ventas y las ventas equivalen a clientes.

Las personas se enfocan mucho en diseñar un negocio o producto muy bonito, una página web con una paleta de colores perfecta y se les olvida que el oxígeno de cualquier negocio son las ventas.

Una estrategia adquisición de clientes es lo primero en lo que se debe enfocar un emprendedor antes de montar un negocio. Esto aplica para negocios físicos y digitales. Si no tienes clientes, no eres rentable y tarde o temprano terminarás quebrando.

Si tu negocio es muy innovador o disruptivo primero valida la idea con un campaña en redes sociales antes de invertir.

Cómo perder el miedo a no conseguir clientes

Lanza una campaña en redes y valida tu idea.

Crea una escalera de valor en la que ofrezcas algo gratis como estrategia de atracción y luego convierte a esas personas interesadas en clientes con un producto de bajo costo y con el tiempo ofrece una solución de mayor costo y valor.

Miedo a perder la creatividad

En los negocios de comunicación, edición y creación de contenidos la creatividad es un factor muy importante. La creatividad va y viene en la mayoría de los casos. Cuando te invada este miedo a quedarte sin ideas debes tranquilizarte.

Hay que entender que la creatividad es esencial para cualquier negocio o emprendedor y esta permite identificar oportunidades de negocio y nichos de mercado donde nadie más los ve.

En entornos empresariales saturados, la creatividad es clave para destacar y diferenciarse de la competencia. Los emprendedores creativos encuentran formas únicas de posicionar sus productos o servicios, desarrollar estrategias de marketing innovadoras y crear marcas distintivas.

Cómo superar este miedo

Crea rutinas creativas que te ayuden a despejar la mente. Dedica tiempo a escuchar música, dibujar, pintar, tocar un instrumento, etc. Este tipo de actividades están relacionadas con el hemisferio derecho, relacionado con la creatividad.

La creatividad a menudo se nutre de nuevas experiencias. Sal de tu rutina habitual, prueba cosas nuevas, visita lugares diferentes y conoce a personas fuera de tu círculo habitual. Estas experiencias pueden inspirar nuevas ideas y perspectivas.

Lleva un diario donde anotes tus pensamientos, ideas y observaciones diarias. Esto puede ayudarte a seguir el desarrollo de tus ideas creativas y proporcionarte un espacio para reflexionar sobre tu proceso creativo.

Miedo a hablar en público

El miedo a hablar en público, conocido como «glosofobia», es una de las fobias más comunes. Este miedo puede manifestarse de diversas maneras y en diferentes grados de intensidad.

Hablar en público es una habilidad esencial para los emprendedores, ya que a menudo deben comunicar sus ideas, presentar sus proyectos y persuadir a audiencias diversas, que pueden incluir inversores, clientes, socios comerciales o empleados.

En eventos empresariales, conferencias y reuniones de la industria, hablar en público es una herramienta valiosa para establecer conexiones y construir relaciones comerciales. La capacidad de expresarse claramente puede generar confianza y credibilidad.

En el mundo emprendedor, es común tener que presentar una idea de manera concisa y persuasiva en un corto período de tiempo, conocido como «pitch elevador» o «elevator pitch». Esta habilidad es crucial en situaciones en las que se tiene poco tiempo para captar la atención de inversores o posibles colaboradores.

Los emprendedores a menudo lideran equipos y deben comunicar la visión, los objetivos y las estrategias a sus colaboradores. La habilidad para motivar y dirigir a un equipo a menudo se basa en la capacidad de hablar con claridad y eficacia.

Es importante superar este miedo para que los emprendedores puedan desenvolverse con facilidad en cualquier entorno empresarial.

Cómo superar el miedo a hablar en público

Identifica y comprende específicamente qué aspectos del hablar en público te generan miedo. Ya sea el miedo al juicio, al fracaso o a la vergüenza, entender tus temores te permite abordarlos de manera más efectiva.

La preparación es clave para aumentar la confianza. Investiga tu tema a fondo, organiza tu discurso y practica repetidamente. Cuanto más familiarizado estés con el contenido, más seguro te sentirás.

Practicar frente al espejo, con amigos o grabándote a ti mismo puede ayudarte a sentirte más cómodo con tu presentación. La práctica también te permite perfeccionar tu ritmo, tono y lenguaje corporal.

Imagina escenarios positivos antes de hablar en público. Visualiza una respuesta positiva de la audiencia y tu propio éxito en la presentación. Esta técnica de visualización puede ayudar a reducir la ansiedad y aumentar el impacto en tu audiencia.

Miedo a no poder motivar

Este miedo no es tan común pero está presente en la vida de muchos emprendedores que se preocupan por construir un equipo de trabajo solido y con compromiso hacia el negocio.

El liderazgo ayuda muchísimo a la hora de conectar con las personas y motivar a un equipo de trabajo. Para saber comunicar ideas o llamar atención cuando se están cometiendo errores se necesita saber liderar.

Cómo superar el miedo a no saber motivar a tu equipo de trabajo

Invierte tiempo en el desarrollo de habilidades de liderazgo, incluyendo la comunicación efectiva, la empatía y la capacidad de inspirar a otros. La educación continua y la formación pueden ser recursos valiosos.

Entender las motivaciones individuales y las necesidades del equipo es fundamental. Realizar reuniones uno a uno para conocer a cada miembro, sus metas personales y profesionales, y adaptar el liderazgo en consecuencia.

Comunicar de manera clara y consistente la visión y los objetivos de la organización. Una visión compartida puede inspirar al equipo y proporcionar un propósito unificador.

Miedo a no conseguir estabilidad

La estabilidad financiera brinda cierta seguridad, porque se pueden cubrir los gastos de alimentación, transporte y vivienda. Solo pensar que no se va a contar con esa estabilidad, puede generar mucha ansiedad e incertidumbre.

Nadie está exento de los cambios económicos. Menos los emprendedores que a diario arriesgan su estabilidad financiera y no cuentan con ingreso estable cada mes.

Por norma general, los ingresos de todo emprendedor son variables. Si eres el proveedor de la familia esto agrega mucha tensión a la ecuación, porque siempre se quiere lo mejor para los hijos y la familia.

Además, existe la posibilidad de contar con deudas si el negocio se inició con capital externo. Los préstamos, las hipotecas y las tarjetas de crédito son una gran responsabilidad.

Cómo vencer este miedo

Es importante tener una meta clara respecto al lugar que quieres llegar con tu empresa y ser paciente. Perseverar y ser constante.

Evitar la deuda también ayuda demasiado y permite pensar con más claridad para desarrollar los planes de crecimiento y expansión de una empresa.

Pon toda tu energía en incrementar los ingresos; esto te asegura un flujo de caja constante.

Miedo a estropear la relación con tus socios

Las relaciones personales no son complejas, son simples. Las personas las complican porque no cumplen con la regla de oro de las relaciones personales: trata a los demás como quieres ser tratado.

En todo caso, tener opiniones diferentes no es malo y no tiene por qué ser un problema. Hay que actuar como adultos y dejar los problemas personales fuera del negocio.

Si algo no ayuda o aporta al negocio no debe ser considerado bajo ninguna circunstancia.

Cómo superar este miedo

Trata a los demás como quieres ser tratado; esto aplica para todos los socios.

Definir desde un principio de manera clara y precisa las responsabilidades y obligaciones de cada socio.

Miedo a las trabas burocráticas

Es un miedo comprensible en la mayoría de las personas que emprenden en el mundo físico y un poco menos importante en los negocios por internet, pero aun si, sigue estando presente.

La burocracia es lenta a más no poder. Si las entidades gubernamentales fueran empresas hubiesen quebrado a la semana de ser abiertas. Hay que avanzar con paciencia, proceder con cautela y ser proactivos para surfear todos los temas legales sin complicaciones.

Los trámites a la hora de crear empresa no son complejos, solo consumen una gran cantidad de tiempo y recursos valiosos que se pueden dedicar al crecimiento del negocio.

Cómo vencer el miedo a las traba burocráticas

Reúne toda la información posible sobre los procedimientos necesarios y lo que necesitas para cumplir con todos los requisitos. Saber que hay que hacer, reduce mucho la ansiedad y ya solo queda proceder.

Si los trámites que tienes que realizar son extensos, haz una lista con todos y abórdalos uno a la vez.

Busca asesoría de un profesional que esté familiarizado con estos procesos y te ayude cumplir con los requisitos más rápido para ahorrar tiempo.

Miedo a que se acaben las ayudas económicas

Depender de financiación externa es una arma de doble filo y más si se trata de financiación pública. Este tipo de financiaciones suelen llegar tarde y ponen en peligro la integridad y estabilidad del negocio.

Si tu negocio no cuenta con ingresos y de un momento a otro le cortan la financiación, la vas a pasar muy mal. Además no te puedes dar el lujo de poner en juego tu reputación y la de tu marca.

Cómo superar este miedo

Reduce y/o elimina la dependencia de financiamiento externo lo más rápido que puedas.

Comienza a generar ingresos cuanto antes.

Mantén los gastos bajos.

Miedo a crecer demasiado rápido y no estar preparado

Morir de éxito es posible y entrar en pánico por un crecimiento exponencial hace dudar a cualquiera de su capacidad para llevar el timón en esos momentos de increíble prosperidad y expansión.

Cuando se presenta la oportunidad decisiva para crecer el negocio muchas veces no se sabe cómo reaccionar para aprovechar esa oportunidad o directamente se le rechaza por miedo.

Hay que estar preparados para estas oportunidades y esperarlas con la puerta abierta de par en par.

Cómo superar este miedo

Adelántate a la situación y prepárate en caso de que se presenten este tipo de oportunidades.

Si ya la tienes enfrente, no lo dudes y tómala. Recuerda que cualquier habilidad o técnica se puede aprender y no existe un negocio en el que esta premisa no aplique.

Miedo a no saber crecer

Luego de pasar los tres años críticos de vida de una empresa, suele aparecer el miedo de no saber qué hacer para crecer y se empieza a sufrir de estrechez de miras.

Para crecer hay que aumentar la cartera de clientes, expandir el negocio y seguir al pie del cañón innovando y mejorando.

Cómo superar este miedo

Hay que seguir trabajando con confianza y seguridad día tras día. Crecer es el proceso natural de una empresa y cuando se hacen las cosas bien es inevitable que un negocio crezca y se expanda.

Estandariza todo lo que se pueda estandarizar y enfoca toda tu atención en la innovación y las ventas.

Miedo a equivocarte en la expansión

Cuando tu empresa está creciendo no quieres equivocarte y meter la pata porque puede costar caro y esos recursos se deben administrar con prudencia para minimizar cualquier riesgo y maximizar la posibilidad de ganancias.

Caer en sobrecostos es muy fácil cuando el dinero está entrando. Empiezan a florecer los deseos de comprar muebles más caros, rediseñar las oficinas y crear espacios de ocio, pero eso no es necesario.

Como vencer este temor

Mantén los costos de expansión bajos. Evita las trampas del ego. Tener oficinas más grandes te hace sentir importante pero dejan un hueco enorme en tu bolsillo y empiezas a sangrar dinero.

Miedo a no saber diferenciarse de la competencia

En un mercado tan saturado y competitivo como el actual es difícil diferenciarse, pero no imposible. Tu Propuesta única de valor debe resolver un problema o necesidad de manera efectiva y rápido.

No incursiones en mercados maduros donde la competencia es feroz; mejor enfócate en crear un oferta única en el mercado y que nadie más ofrezca. Cómo hacerlo? Simple.

Mira lo que están haciendo los demás y mejóralo. Si no lo puedes mejorar, busca la manera de hacerlo más rápido y/o más barato.

Cómo superar este miedo

Crea una escalera de valor que te permita adquirir clientes a un costo muy bajo mientras te capitalizas y puedes invertir para crecer y mejorar tu oferta.

Hazlo tan bien que no puedan ignorarte; camina la milla extra.

Ideas Finales sobre los miedos de los emprendedores

A continuación te compartiré algunas ideas y frases que sé que te servirán y que puedes aplicar a cualquier situación.

El miedo es una emoción natural y viene con nosotros desde que nacemos y su objetivos es protegernos del peligro para garantizar nuestra supervivencia.

Cuando nacemos solo tenemos dos miedos: miedo a caer y a los ruidos fuertes. Los demás son aprendidos. Son transmitidos por nuestros padres y el entorno en el que vivimos.

No existe el fracaso o las malas experiencias, solo existen experiencias de aprendizaje. Te aseguro que este enfoque siempre te pondrá en el camino correcto.

Cualquier miedo se puede aprender a gestionar y superar. Tu objetivo no es no sentir miedo; tu objetivo es dominarlo.

Saludos y déjame leerte, quiero saber qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio