Cómo tener disciplina

Cómo tener disciplina: 11 trucos para lograrlo

¿Cómo tener disciplina? Bien, pues para adquirir disciplina en la vida también se necesita tener buena actitud. Una persona deprimida o en exceso preocupada difícilmente llegará a ser disciplinada. Por otro lado, alguien activo, optimista y con buena actitud tendrá más ventaja que aquel que tiene baja energía.

Te lo pongo de la siguiente manera: ¿Para quién será más fácil levantarse temprano de la cama: alguien feliz y alegre o alguien deprimido? ¿Tu qué crees? Si me preguntas a mi te diría que el que es feliz puesto aparentemente tiene más ganas de vivir la vida y cuenta con más razones para hacerlo.

Con esto no quiero decir que una persona que esté triste o pase por un momento difícil no pueda ser disciplinada, solo digo que le será más complicado pero de que se puede, se puede.

Para lograr cambios en la vida y para cumplir nuestros sueños, queramos o no se necesita disciplina. Es muy complicado emprender algo nuevo y tener éxito si se es indisciplinado. No basta con tener motivación porque hay mucha gente muy motivada que van por la vida sin rumbo, sin saber a dónde ir.

Te recomiendo leer:

Trucos para tener disciplina

Yo entiendo lo difícil que puede ser tener disciplina y por eso te comparto estos 11 consejos para adquirir disciplina poco a poco.

Tener un por qué es la clave para ser más disciplinado

Define un por qué para hacer las cosas. Un porqué que sea trascendental para ti y sea lo suficientemente fuerte para que cada día seas un poco más disciplinado y no desistas. No necesariamente debe motivarte, el objetivo es que te impulse a hacer lo que tienes que hacer.

Para adquirir disciplina haz pequeños esfuerzos cada día

La disciplina es algo que se trabaja todos los días. Consiste en básicamente en ir aumentando el dominio propio poco a poco a base de pequeños esfuerzos que acerquen a la mente de ser más disciplinado.

Por ejemplo: Elige dos o tres que harás a diario sin falta (tender la cama, lavar los platos en la noche, no picar entre comidas, caminar un poco más, leer en lugar de ver la tele) para que con el tiempo las cumplas de manera automática y puedas agregar más paulatinamente hasta lograr poner orden en tu vida para siempre.

Piensa en los beneficios de ser disciplinado

Esto suele funcionar muy bien, si luego de escribir estos posibles beneficios te comprometes contigo mismo a alcanzarlos. Fantasear es divertido pero es mejor aun cumplirlos.

Por ejemplo, si eliges tender la cama todos los días, cuando llegues del trabajo podrás acostarte en una cama limpia y ordenada. Créeme que se siente muy diferente, es como si todo estuviera en armonía.

Si decides lavar los platos la noche anterior cuando te levantes no te vas a estresar por el desorden que haya en la cocina. Estos son solo algunos ejemplos, ahora es tu turno de aplicarlo a tu vida y ver qué sucede.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

La ansiedad que sentimos después de que no hacemos algo o decidimos postergarlo, la podemos evitar siendo diligentes.
Por ejemplo, si sabes que debes tender la cama, tiéndela, no lo dejes para después porque la ansiedad va a matarte y estarás desconcentrado.

Pon orden y organización a tu vida

En lo posible diseña un horario que te permita cumplir a cabalidad con tus tareas. No debes ser muy específico, sólo destinar un período de tiempo para la actividad que vaya a realizar. Por ejemplo, de 7:00pm-9:00pm lavar la loza. Esto no es lo más eficiente pero de momento basta para crear un poco de disciplina.

No te castigues por fallar en tener disciplina

Somos humanos y cometemos errores. No te castigues ni te sabotees por haber fallado, simplemente comienza de nuevo y haz el propósito firme de no volver a fallar. Tampoco permitas que te etiqueten como alguien indisciplinado, desde ahora en adelante responde: antes era lo era, ahora soy disciplinado.

Prepara todo con antelación

Preparar todo con anterioridad te facilita mucho tu vida. Por ejemplo, la ropa de deporte, el desayuno, la mesa del despacho ordenada, la cocina…etc. También deja preparada la lista de tus tareas del siguiente día.

Modifica un poco tu rutina

Los pequeños cambios que introducimos en nuestra rutina diaria pueden generar grandes efectos tanto positivos como negativos. Puedes elegir acostarte un poco más temprano para poder madrugar sin complicaciones. También puedes cenar más temprano y algo liviano para que puedas dormir mejor y levantarte más descansado.

Haz cada día lo que corresponda hacer

Esto es bien importante, no te preocupes por las cosas que tienes hacer mañana, solo prepárate para hacer lo que corresponde a este día, cada día tiene sus preocupaciones. No dejes que esto te abrume.

Divide lo difícil en cosas más fáciles

Hay tareas muy complejas y objetivos a largo que no se pueden completar de un día para otro. Lo mejor es dividir en pequeñas tareas más fáciles de procesar y no sufrir de parálisis por no saber qué hacer.

Pon una excusa mejor cada mañana

Si tu excusa cada mañana para levantarte más tarde es que hace mucho frío, pues crear una excusa aun mejor que te obligue a salir de la cama.

Espero que estos 11 consejos te ayuden a tener una disciplina imbatible todos los días de tu vida. Hazme saber si estos tips también funcionan para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.