Cómo iniciar un negocio

Cómo emprender un negocio: 10 Puntos Clave para tener éxito

Para emprender un negocio independiente, hay una forma de proceder, empezando por conocer el mercado que cubres y lo que tienes que ofrecer. Este es el primer paso. Entonces hay que empezar con un análisis numérico del precio de lo que estás ofreciendo.

Si quieres o necesitas socios, debes encontrar personas que compartan tu visión y que puedan apoyar tu trabajo. También puedes obtener asesoramiento Freelance si lo requieres sobre áreas específicas de tu negocio.

Si estás pensando en crear una empresa, o si quieres saber qué tienes que hacer para crear un negocio, hoy hablaremos de los puntos más importantes.

Es posible que tengas muchas preguntas sobre cómo iniciar un negocio y qué tipo de negocio debes iniciar. Crear una empresa no es una tarea fácil. Para tener éxito, se necesita tiempo, esfuerzo, inversión, inteligencia y también hay que saber tener una buena estrategia de marketing.

También es importante tener un plan de negocio claro para saber cuáles son los siguientes pasos. Así que hoy vamos a mostrarte ocho pasos importantes que puedes realizar desde el principio para facilitar tu negocio.

¿Puedo crear una empresa aunque tenga un trabajo fijo?

De hecho sí. Crear su propia empresa requiere esfuerzo, coordinación y tiempo, pero nosotros ofrecemos algunas ideas para ayudarle a empezar. Son trabajos que puedes hacer en tu tiempo libre.

Lo mejor es que no requieren mucho capital. También hay negocios que no requieren que inviertas más recursos que tu ordenador e Internet.

Pasos para iniciar un negocio

1. Define las necesidades del mercado que vas a cubrir

Lo primero que hay que hacer para poner en marcha un negocio es saber que necesidad del mercado vas a satisfacer con tu oferta, en otras palabras, que personas hay interesadas en lo que vendes. Tu trabajo consiste en encontrar a estos compradores potenciales.

En el momento que hayas decidido la idea de negocio que quieres poner en marcha, hay que buscar la forma de ofrecer tu producto o servicio, sobre todo si ya existe en el mercado.

Con este fin, debes preguntarte qué beneficios obtendrán tus clientes al elegir tus productos o servicios, lo que te hace mejor respecto a tus competidores.

Se trata de convencernos a nosotros mismos para convencer a los demás de que nos compren.

Tenemos que justificar nuestra calidad

Respuestas vagas como «porque soy el mejor» no son aceptables. Tienes que demostrar tu calidad o buscar lo que te distingue entre otras empresas que te hacen mejor.

De esta manera, si es respetuoso con el medio ambiente, si es económico, si el diseño es único, si está hecho con un proceso de producción mejor, si contribuye a una buena causa, etc.

Echa un vistazo

Por ejemplo, tomemos un anuncio de una marca conocida.

  • Subway: comida sana y sabrosa
  • Papa John’s: mejores ingredientes, mejor pizza.
  • Wendy’s: no recortamos gastos.

Este tipo de mensaje es como una promesa a su cliente, destacando una característica específica de tu producto. Piensa en ello y considera cuáles son tus puntos diferenciadores que te hacen único.

2. Encuentra un socio que comparta tu visión.

Si decides trabajar con alguien para poner en marcha tu empresa, ten en cuenta que tomaran juntos las decisiones sobre tu negocio. Elegir al aliado equivocada puede acarrear problemas a largo plazo.

Si encuentra un socio que comparta su visión y sus objetivos y que sea estratégicamente complementario, ambos podrán aprovechar sus puntos fuertes y desarrollar su negocio.

3. Haz números

Lo primero para poner en marcha un negocio es crear un sencillo plan de negocios, teniendo en cuenta los siguientes puntos:

Conoce tu punto de equilibrio.

Es el punto en el que los gastos del negocio son iguales a los ingresos, lo que significa que no hay beneficios ni pérdidas. Por lo que debes identificar tus costes fijos y variables para encontrar ese punto de equilibrio.

Los costes fijos incluyen el alquiler de la oficina, los salarios fijos y los pagos de los planes de Internet, entres otros

Los costes variables de tu negocio incluyen cosas como el material de oficina, los gastos de viaje, las comisiones de venta, la subcontratación de empleados y las facturas de teléfono.

Una vez que los hayas identificado, compáralos con tus ingresos totales.

Desarrolla una estrategia de precios

Debes saber cuales son tus costes de producción (También se conocen como costos operativos). Luego, elabora una estrategia de precios que te permitan dar ofertas a tus clientes.

Es importante para saber que puedes negociar el precio de venta y seguir obteniendo un margen de beneficio.

Puede tratarse de precios de penetración en el mercado, de precios de descuento o de precios estacionales, según el ciclo de vida del producto.

Calcula los costes de adquisición de clientes

El coste de adquisición de clientes es la cantidad de dinero invertida en la adquisición de cada cliente que te compra.

Para poder calcularlo, hay que fijar el coste de marketing y ventas durante un periodo de tiempo, incluyendo otros costes asociados como los salarios base.

El resultado debe dividirse por el número de clientes durante el mismo periodo.

Estima el precio medio de compra por cliente

Es la cantidad aproximada de dinero que un cliente gasta cada vez que compra algo, o la cantidad que gasta con más frecuencia (básicamente es un promedio).

Puedes hallarlo, dividiendo las ventas totales de un periodo determinado entre el número de clientes que te han comprado en ese mismo periodo.

Esto te permite obtener una facturación media por cliente, llamada ticket medio.

Estos son los números básicos que debes manejar antes de iniciar tu negocio.

4. Organízate, delega tareas y funciones

Una de las cuestiones más difíciles es saber cómo garantizar el buen funcionamiento de nuestro trabajo.

Con este fin, es importante establecer la división del trabajo entre todos los implicados en la cadena de producción y servicios de la empresa, así como los métodos de trabajo que regularan sus actividades. Otro punto importante es evaluar cómo se resolverán las dificultades cuando surjan.

Podremos conseguirlo mediante un plan del proceso de venta:

¿Qué es un plan del proceso de ventas?

Es una forma de representar visualmente los pasos lógicos del proceso de venta o producción, desde el primer contacto con el cliente hasta el cierre de la venta.

Para que lo puedas entender, hagamos cuenta de una empresa dedicada a las impresiones e ilustremos los pasos del proceso de venta:

  1. Recibir el pedido del cliente: talla, material, cantidad, cantidad de colores.
  2. Comprobar la calidad del documento a imprimir (resolución, color, formato).
  3. Hacer pruebas de impresión para evaluar el resultado.
  4. Aprobación y  firma del cliente.
  5. Enviar la hoja de pedido firmada para la aprobación de la impresión.
  6. Imprimir la orden solicitada.
  7. Entregar al cliente y cobro.

Si estableces un proceso de ventas detallado, puedes dividir las funciones y saber quién es responsable de completar ciertas partes del proceso.

Por consiguiente, todos los miembros de la empresa conocen su área de responsabilidad y pueden asegurarse de que todo funcione bien en esa área.

5. Ten bien claro el objetivo de la empresa

El objetivo principal de una empresa es generar volumen de negocio y beneficios, esto se logra haciendo ventas.

Así que debes centrarte en esto sin perder la atención con actividades que parecen divertidas pero que no son nada productivas.

¿Qué tengo que hacer? Por ejemplo, diseñar material promocional, responder a los comentarios en las redes sociales, decorar la oficina o desarrollar un programa de fidelización de clientes. Estas tareas se pueden delegar para que puedas centrarte en cosas más rentables.

Sí, tu trabajo es vender….debes enfocarte en vender porque eso es lo que hará que tu negocio sea rentable.

6. Consulta un experto en temas que desconozcas

Puede que ya sepas a qué te quieres dedicar, que tengas un aliado y que sepas cómo llevar tu negocio, pero es importante que te asesores sobre otros aspectos de la creación de una empresa.

Es posible que necesites un aliado que te ayude con el registro legal y otras licencias, la facturación y los impuestos, los estudios de mercado o los programas informáticos para optimizar tu trabajo.

Para ello, puedes recurrir a consultores expertos en las áreas que necesitas que te asesoren y te ayuden a planificar tus movimientos.

Reduce tus costes mediante la subcontratación

Otro requisito importante para poner en marcha un negocio es que esté preparado para mantenerse en funcionamiento durante los primeros meses. Esto es necesario mientras generas un volumen de clientes que sea sostenible y te permita recuperar la inversión inicial.

Debes subcontratar el mayor número posible de servicios no esenciales para poder centrarte en lo esencial y así reducir los costes operativos.

También puedes coordinar con otras personas que no estén en la oficina, áreas como la contabilidad, el marketing por correo electrónico, las redes sociales y el mantenimiento del sitio web.

Esto se hace a través del correo electrónico, las aplicaciones de gestión de proyectos y las plataformas de trabajo virtual.

Las plataformas de trabajo en línea te permiten no sólo hallar la ayuda que buscas, sino también gestionar todo el proyecto dentro de esta.

Intenta contratar personal a tiempo permanente sólo cuando lo necesites. Es decir, cuando se trata de una tarea rutinaria que requiere trabajo o supervisión personal.

Minimiza los costes de funcionamiento utilizando un equipo de trabajo pequeño.

7. Consigue clientes por internet de manera orgánica o con publicidad pagada

Hoy en día no hay estrategia empresarial que este completa sin la publicidad en el mayor medio de todos, Internet, donde podrás hacerte conocer con mucha facilidad. Internet es la forma más fácil de conocer a los clientes potenciales.

Ya sea contratando a un programador para poner tu sitio web en línea o encontrando un experto en SEO (optimización de motores de búsqueda) para que tu sitio web aparezca en la primera página de los motores de búsqueda, cuando se inicia un negocio también se necesita ayuda profesional para crear y optimizar tu sitio web.

Crea un blog donde puedas publicar información relevante sobre tu negocio. Publica temas que sean relevantes para tu negocio y proporcione hechos, noticias y consejos interesantes.

De este modo, podrás resolver dudas específicas de las personas que buscan lo que tu ofreces y dirigirte a los compradores potenciales. Esto es lo que conoce como marketing de contenidos.

Después de haber creado tu blog, promociona tu sitio web con una campaña de publicidad en motores de búsqueda como Google, Bing y Yahoo!

A continuación, ponte en contacto con influencers, expertos famosos en tu campo que sean de prestigio, confianza y tengan muchos seguidores.

Pídeles que hablen de tu marca o servicio, haz una entrevista o videollamada con ellos y añádela a tu canal de YouTube (también es importante crear tu propio canal de YouTube).

Existe otro método muy efectivo, es ofrecerte hacer Guest Posting en sitios web locales que sean visitados por usuarios que coincidan con tu perfil de comprador y que hablen de tus servicios.

¿Qué es Guest Posting?

El guest posting consiste en publicar artículos en estos sitios web que sean útiles para ellos y también para ti. De este modo, podrás ganarte su confianza, ofrecerles un valor añadido y despertar su interés por tus productos y servicios sin tener que hacer publicidad. Recuerde que la gente prefiere comprar a que le vendan algo.

Por ejemplo: si vendes ropa podrías hacer Guest Posting en blogs de moda, haciendo publicaciones sobre qué ropa usar en verano, invierno, cómo combinar zapatos etc.

No olvides la creación de redes y el marketing por correo electrónico.

Las mejores estrategias de marketing digital también incluyen las redes sociales. Creando una página de fans en Facebook y cuentas en las principales redes sociales (Instagram, Twitter, LinkedIn, YouTube) se pueden atraer clientes potenciales, clientes y embajadores de la marca, pero también seguidores.

También puedes probar otras redes como Pinterest, SoundCloud, etc. Esto basándonos de tu área de mercado y de tus necesidades de comunicación.

Puedes enviar notificaciones a tus clientes con información importante sobre publicaciones en tu blog, noticias y ofertas.

Selecciona diferentes grupos de destinatarios y clientes. Proporciona a cada segmento un contenido más personalizado y de interés para el destinatario.

8. Cuida de tus clientes

A medida que construyes tu negocio, todos tus esfuerzos deben centrarse en asesorar a los clientes, implementar estrategias de marketing y promover tu negocio a través de un gran servicio al cliente.

No olvides que tenemos una deuda de gratitud con nuestros clientes.

Procura tener una excelente comunicación con tus potenciales clientes. Aumenta la velocidad de atención, incluida la rapidez con la que respondes a las consultas. Esto puede hacerse por correo electrónico, redes sociales o por teléfono.

Además es posible establecer un sistema de chat en tu sitio web. Esto te permite resolver preguntas o problemas sencillos y proporcionar información rápidamente.

Es importante que tengas un enlace hacia tu propio sitio web. Así podrás redirigir al cliente y darle más información sobre su consulta brindando al cliente una respuesta rápida y realmente útil.

Tanto si tu cliente está haciendo una pregunta como si está comprando un producto o servicio, asegúrate de tratarlos siempre con profesionalidad.

También puedes pedir los datos de contacto de las personas que están interesadas en lo ofreces. No pasa nada si aún no han comprado nada. Puedes cerrar nuevas ventas ofreciendo ofertas especiales o productos más especializados.

Ya sebes que no es necesario que hagas todo el trabajo tú mismo. Puedes contratar temporalmente servicios profesionales en cualquier fase de la creación de tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.