Adquirir disciplina

Claves para adquirir disciplina

La disciplina es fundamental durante el transcurso de nuestra vida. Esto reflejará el auto control que puedes tener y la manera en la que tomas tus decisiones.

Usualmente cuando una persona no es disciplinada, se le dificulta tomar decisiones y no tiene cierta tranquilidad que en algunos casos en necesaria.

Claves para adquirir disciplina

Es por esto, que te voy a dar a continuación 7 claves que debes tener en cuenta si quieres adquirir disciplina en tu vida. Aplicando cada uno de ellos, tendrás cambios importantes y obtendrás resultados positivos.

  • Analiza tu entorno

Toda las personas hacemos parte de un entorno y un contexto tanto interno como externo. Así pues, es importante que determines cuales son tus debilidades y defectos para que puedas trabajar en esto.

Se hace muy difícil ser disciplinado si no eres consiente y te retroalimentas a ti mismo. Nuestras debilidades es el primer eslabón que debemos superar, y todo empieza por analizarnos a nosotros mismos.

De igual forma, observa si las cosas y personas que tienes a tu alrededor de favorecen. O si por el contrario resulta mejor alejarte de ellas. Recuerda que quieres cambiar tu vida y lo ideal es que solo tengas con entorno que sume y no que te reste.

  • Concéntrate en lo importante

Esto hace referencia a que debes enfocarte y tener prioridades en lo que es indispensable para cumplir tus objetivos. Parte de la disciplina es dejar las tentaciones, vicios y demás cosas que no te aportan a un lado.

Si por ejemplo, quieres adquirir hábitos de alimentación saludable o de realizar deporte hay que evitar las tentaciones de comida chatarra como las hamburguesas, perros calientes y demás.

La disciplina que quieres adquirir es a partir de una meta que te has planteado, así que trabaja constantemente en ella y realiza todas las actividades que te aporten para cumplirla.

  • Planifica tu día a día

Procura tener la mayor parte de tu día planeado. Parte de la disciplina es saber lo que vas a hacer cada día y de que manera lo lograrás. Así que apóyate en alguna herramienta como tu celular para definir con anticipación tu agenda.

Así mismo, cuando planificas tus actividades, hay una mayor probabilidad de que las puedas realizar. Además de que serás ordenado y le sacaras el mayor provecho posible a tu tiempo.

Mediante la planificación, irás determinando que tanto aportan las actividades que realizas en el día a día. Y de esta forma vas renovando tu vida y cambiando algunos hábitos que de pronto no te aportan.

  • Mantén la fuerza de voluntad

Es difícil ser disciplinado principalmente si has preferido una vida de expectativas, en donde no te gustan los planes y decides esperar a que el mundo te sorprenda.

Sin embargo, en algún punto de nuestras vidas la disciplina se hace necesaria. Para mantener nuestro trabajo, estudio, familia y demás. Así que debes poner todo el empeño de tu parte y lograr adquirir nuevos hábitos.

No desfallezcas en lo que te propusiste, ten en cuenta que al principio es la mayor dificultad. Pero al pasar el tiempo esto te irá dando frutos hasta el punto en el que tu cuerpo y mente se adapten naturalmente.

  • Comienza con hábitos sencillos

La disciplina se logra mediante la implementación de diferentes hábitos y el orden que le pones a tu vida. Pero es importante que comiences poco a poco y de manera progresiva.

Inicia con hábitos simples y que te permitan adquirir rutinas diarias. Por ejemplo puedes escoger un libro que te guste y leer 15 minutos cada día.

Otra opción sería un hábito alimenticio. Enfócate en preparar una de tus comidas del día y realiza así diferentes actividades. Ve ocupando tu agenda poco a poco pero siempre enfocado en ser más productivo.

  • Aliméntate bien

Alimentarse bien es un elemento clave para la disciplina. Si estas cambiando tus hábitos y ahora quieres aprovechar el mayor tiempo posible. Debes tener en cuenta que una buena alimentación te ayudará.

Las frutas y verduras son una opción saludable para recibir toda la energía que necesitamos realizar las diferentes actividades. Así que, consume cantidades optimas de comida y en los horarios que corresponden para un buen funcionamiento del organismo.

  • Obséquiate premios

Esto es volver un poco a tu niñez. ¿Te acuerdas cuando hacías algo bien o cuando pasabas tus materias en el colegio y tus padres o abuelos te premiaban?.

Aplica esto mismo a tu estilo de vida actual. No hablo necesariamente de premios materiales, también puede ser situaciones intangibles.

Por ejemplo, si una persona cumple todas sus actividades de la semana. Un premio puede ser ir el domingo a una zona verde, acostarse y relajarse. Así descansará de todo el esfuerzo que realizó y se dedicó tiempo así mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.