Cómo ser más perseverante

Cómo ser más perseverante: 7 estrategias para lograrlo

Cuando quieres alcanzar algo valioso es inevitable dar tropiezos y resulta muy difícil mantenerte motivado. Hay algo que te inspira enormemente y comienzas a moverte hacia él y en algún punto te encuentras con tantos problemas que no habías previsto y comienzas a auto sabotearse con frases como esta:

  • Esto es demasiado difícil para mi
  • Jamás creí que fueran a surgir tantos problemas
  • Me siento estancado, no he avanzado nada
  • Esto me quita demasiado tiempo y no tengo resultados
  • Mejor no hubiera comenzado, sería más fácil así

Este tipo de pensamientos comienzan a acumularse en tu mente y ya sabemos qué sucede después. Te terminas rindiendo abrumado por la ausencia de resultados y después llega el remordimiento. Comienzas a decirte a ti mismo: por qué no seguí, de haberlo hecho quizás ya lo habría logrado. Esta forma de comportarte es muy tóxica y la mejor forma de contrarrestar esto es perseverar sin importar que suceda.

Te recomiendo leer:

Estrategias para ser más perseverante

Por eso quiere proponerte 7 estrategias muy útiles que te ayudarán a ser más perseverante y te orientarán cuando sientas que ya no puedes más.

Muchas veces cuando salimos con nuestros amigos y charlamos surge una chispa de esperanza, esa inspiración que nos mueve a hacer algo y comenzamos a desear hacer cosas: bajar de peso, generar ingresos pasivos, leer más, hacer un diplomado. 

Estos deseos son buenos, pero por sí solos no tienen el potencial de cambiar nada. Debes comprometerte con tu objetivo para alinearte con lo que quieres y mantenerte enfocado a pesar de las dificultades que surgen en el camino.

Adopta una mentalidad perseverante

Es necesario que alineas tus emociones con tus pensamientos para que cuando llegue la tormenta estés preparado para perseverar y motivarte a ti mismo.

Te aconsejo meditar en las siguientes frases para que obtengas un enfoque perseverante

  • Yo prefiero seguir adelante porque mi objetivo lo vale
  • Buscaré una forma de hacer las cosas o sino crearé una propia
  • Los problemas están diseñados para hacerme más fuerte
  • Todos los días aprendo algo nuevo, crezco y avanzo en la consecución de mi objetivo
  • Cada vez que surge un problema, lo identifico y me enfoco en encontrar una solución

Este tipo de pensamientos son más saludables que el clásico: no puedo más, creo que rendiré. Si mantienes una mentalidad perseverante no te rendirás incluso si las cosas se ponen realmente difíciles.

Analiza que está funcionando y que no

A veces sentimos que estamos avanzando de manera constante y de repente aparece un inconveniente tan grande que nos trunca el camino y todo se torna gris. El fracaso es tan doloroso que nos hace pequeños y nos arrincona en una esquina pequeña y oscura de nuestra mente. Nos hace sentir tan pequeños que rendirnos parece ser la mejor y única opción.

Para evitar esto, te propongo lo siguiente: Una vez a la semana revisa detenidamente las cosas que te han acercado a tu objetivo. Examina tu vida y los resultados para seguir haciendo lo que está funcionando y dejar lo que no.

Rodéate de gente perseverante

Mira bien con qué tipo de personas te rodeas. Si estás rodeado de gente que se rinde fácilmente y que critican tus aspiraciones nunca podrás superar los obstáculos. Es mejor que comiences a invertir tu tiempo con personas que quieran dejar sus malos hábitos,  mejorar su vida y que tengan la intención de no rendirse jamás.

Esto también aplica para tu vida, los libros que lees, el contenido que ves. Trata de buscar contenido que sea inspirador. Por ejemplo, autobiografías, series de emprendimiento…etc.

No olvides tu para qué

Recuerda por qué quieres lograr tus objetivos. Cuando diseñes tus metas ten en mente tú para qué, la razón fundamental de tu cambio de mentalidad. Te digo esto porque cuando pierdes de vista tu por qué todo se vuelve más difícil y rápidamente nos derrumbamos emocionalmente.

Tus objetivos deben estar alineados con lo que realmente quieres. Si no lo están, mejor enfócate en crear objetivos que sí lo estén y que sustenten tu propósito en la vida. De otra manera te sentirás frustrado y no querrás seguir adelante.

Busca alternativas pero no demasiadas

Enfocarte en terminar de hacer algo no significa que hagas lo mismo una otra vez esperando un resultado diferente. Si te das cuenta que lo que has hecho hasta hoy no está funcionando sigue intentando pero de una forma distinta.

Debes aprender a explorar tus opciones. No esperes tener resultados distintos si haces lo mismo una y otra vez.

Aunque es importante explorar nuestras opciones tampoco sufras de parálisis por análisis. No pienses mucho las cosas porque se te puede convertir en la excusa perfecta para no tomar acción. Encuentra el equilibrio perfecto entre buscar opciones y actuar de manera perseverante en tus objetivos.

El fracaso es tu aliado

El fracaso es tu amigo. Tarde o temprano si sigues avanzando te encontrarás con él en tu camino. No lo veas como algo malo porque es tu oportunidad de aprender algo y de desarrollar tus habilidades para volverte mejor.

Cada vez que te equivocas te acercas un poco más a tu objetivo. Las adversidades te brindan la oportunidad de crecer y ser mejor.

Mantente avanzando

Creo que este es el consejo con el potencial más grande en este artículo. A Veces nos sentimos solos y con el ánimo por el suelo; sin embargo, en estos momentos es cuando debemos seguir y no rendirnos.

Hay que reunir la fortaleza necesaria para dar un paso y luego el siguiente. Avanza a tu propio ritmo, pero sigue avanzando.

Espero que estas estrategias te ayuden a cambiar y te motiven a ser más perseverante cada día. Hazme saber si este post te ha servido y compártelo para que más personas tengan la oportunidad de cambiar su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.